A/RES - CDH . 13/13 ONU Spanish text

domingo, septiembre 18, 2016

Cuando la Trata de Personas comienza en el hogar y termina con la muerte


Hace algunos días, para ser más exacto, en la madrugada del pasado 24 de agosto, un crimen aberrante sacudía a la población de la ciudad de Albuquerque, New México, en los Estados Unidos de Norteamérica. No ha sido para menos y, considero que cualquier ser humano capaz, se sentirá consternado con hechos criminales que van más allá de lo racional e irracional.

En los casos de Trata de Personas que me ha tocado estudiar durante mis investigaciones de campo en distintos países de la Región Andina, me han dejado en claro que cuando existen casos de Trata Infantil, generalmente existe un detonante llamado narcóticos. Sea cual fuere el tipo de adicción y que por lo general, dicha situación, representa un serio peligro desde adentro y no desde afuera.

Así suceden de tanto en tanto, desapariciones inexplicables de niñas o niños, casos en los que jamás alguna autoridad imaginaría que un suceso, ha comenzado por el seno familiar. Ello, porque por lo que hace a éste tópico, la justicia siempre busca hallar un culpable externo y difícilmente conjeture que aquella víctima desaparecida, ha tenido un enemigo en casa.

La madrugada del 24 de agosto próximo pasado, una patrulla de la policía local de la Ciudad de Albuquerque, capital del estado de New México que se encontraba realizando su labor habitual, acudió por pedido del despachador de patrullas del 911 a un domicilio situado en el 4701 de Irwing Boulevard, apartamento #808, localizado en el Complejo Habitacional Villa Arroyos, situado al noreste de aquella ciudad.

Dicho desplazamiento tuvo origen en un llamado al 911 de una vecina que preocupada con ruidos extraños provenientes de dicho inmueble vecino, le llamaban la atención. Los Oficiales de la Ley, lejos de imaginar lo que allí encontrarían, se constituyeron apenas recibieron el alerta, a la hora 04:36 a.m. y se encontraron con la sorpresiva actitud de los ocupantes del inmueble en cuestión, que más allá de no franquearles la entrada, demostraron movimientos sospechosos de reforzar la entrada para evitar que los miembros de la Policía, tuvieran acceso al lugar.

Con la convicción de que en el inmueble estaba ocurriendo algo fuera de lo normal, el personal policial se vió obligado a ingresar por la fuerza y descubriendo con estupor, que acababan de ingresar a la escena de un crimen aberrante.

Lo primero que hallaron en su rápida incursión al inmueble, fueron 3 personas adultas, dos femeninas y un masculino que se encontraban con sus vestimentas manchadas de sangre fresca y con visibles rastros de lesiones corporales...

Profundizando la inspección en el lugar, los oficiales de la Policía de Albuquerque, de repente se vieron ante un suceso shockeante: El cuerpo de una niña rubia en el cuarto de baño en medio de un reguero de sangre prendiendose fuego.

El cadáver no tenía los miembros superiores y también le faltaba una de las piernas. sus miembros habían sido amputados salvajemente. Se trataba de una niña de corta edad, cuyo destino había llegado al final nada menos que de la mano de su progenitora, que era una de las dos femeninas presentes en dicho inmueble.

Los brazos y una de las piernas de la pequeña víctima, se encontraban en el interior de bolsas plásticas ocultas en un cestillo de los utilizados para la ropa sucia... 

En pocos minutos, el área estaba rodeada de efectivos policiales, patrullas y equipos forenses del CSI, el fiscal del distrito y todo el vecindario que sobresaltado por las sirenas, salió perplejo y asustado de sus apartamentos. Pero, lo allí ocurrido, no era un simple homicidio, era un crimen espeluznante que a cualquier funcionario le recordaba los crímenes de hace 40 años atrás, perpetrados por el clan del tristemente célebre músico y criminal serial Charles Manson.

La víctima resultó ser Victoria Martens, que casualmente, ese mismo día cumpliría sus 10 años de edad. También encontraron en su cuarto al pequeño hermanito de la víctima, al que de inmediato sacaron del lugar para preservar su integridad física y mental. 

Los adultos fueron de inmediato detenidos y trasladados a la dependencia policial donde se les realizaron dosajes de sangre y alcoholemias, además de la verificación médica correspondiente por las lesiones que cada uno poseía.

Durante el transcurso de la tarea de investigación criminal, se pudo establecer que los adultos estaban alcoholizados y drogados con metanfetaminas y la misma sustancia tóxica los forenses descubrieron en los restos de la pequeña Victoria Martens, a quien tras realizarle la autopsia, concluyeron que había sido inyectada con metanfetamina, que había sido abusada sexualmente de forma reiterada y luego asesinada mediante asfixia mecánica y que además, tenía signos de ensañamiento mediante la aplicación de puñaladas en distintas partes del cuerpo. 

Pero no solo eso es cuanto se desprende de la autopsia, también consta del estado del cuerpo al momento de ser encontrado, el cual estaba parcialmente descuartizado. quedando adherido al tronco del cadáver, solamente la cabeza y una de sus piernas que por la incursión policial, no terminaron de arrancarle.

Si bien la labor investigativa no ha concluido todavía, la hipótesis mas firme es que la pretensión de los victimarios era completar el descuartizamiento del cadáver de la niña para posteriormente deshacerse de sus restos con mayor facilidad.

De los celulares y computadoras secuestradas en el procedimiento, se pudo establecer que había existido un gravísimo accionar por parte de la madre de la niña; Michelle A. Martens, de 35 años de edad. Esta la había estado ofreciendo mediante sitios de encuentros en internet y también a compañeros de su lugar de trabajo.(Un centro de cuidado de niños de Albuquerque)...

Dicho ofrecimiento consistía en que distintos sujetos violaran a la pequeña Victoria delante de ella para disfrutar del padecimiento de la niña... Lo que así venía sucediendo y siendo los últimos en someterla, su compañero de trabajo y amante de turno, Fabian Elias González de 31 años de edad, que se encontró en el inmueble y se lo detuvo al momento de ingresar a la vivienda. Pero también la prima de este sujeto, identificada como Jessica Kelley de 31 años de edad, quien posiblemente sostenía una desviación sexual (bisexual). 



















En todo el suceso, como ha quedado establecido por la intervención policial, estuvieron ligadas el alcohol, la metanfetamina y la perversión sexual. Tres hilos conectados el uno al otro en esta actividad criminal que hasta el presente, se considera "premeditada".

La premeditación del crimen, surge del accionar de la progenitora de la víctima, que dedicaba gran parte de su tiempo en ofrecer a terceros el mantener relaciones pedófilas con la pequeña asesinada y de su propia declaración, surgiría como una premisa, que no lo hacía por dinero, más bien para gozar y disfrutar morbosamente de los abusos perpetrados contra su pequeña hija Victoria y por su hijo más pequeño.

Las autoridades se encuentran abocadas a localizar al resto de quienes abusaron de la niña en vida para también encaminarlos a la cárcel y formular cargos contra ellos por asalto sexual, mientras que los primeros mencionados, Michelle Martens de 35, madre de la víctima, Fabian Elias González de 35 años y la prima de este último, Jessica Kelley de 31 años de edad, se encuentran detenidos en las respectivas cárceles del condado acusados de 8 diferentes cargos criminales.


Este resulta un penoso caso testigo, que corrobora mis investigaciones de campo más una vez y donde resulta a las claras, que ciertas progenitoras o progenitores, prefieren ofrecer hasta lo más sagrado de sus vidas, por adquirir sustancias prohibidas o simplemente,  para satisfacer sus depravadas desviaciones sexuales.

En una de sus declaraciones, Michelle A. Martens, explicó que desde hacía tiempo, disfrutaba que hombres abusaran de su niña y también de su hijo más pequeño. Ella los ofrecía para disfrutar sexualmente observando como eran abusados.

"Esas declaraciones la sitúan en el plano de Tratan de Menores, (Trata de Personas) dado que la figura se encuentra comprendida dentro del Protocolo de Palermo..." Además de ello, se puede citar la corrupción de menores, prostitución infantil (pedofilia) y un sin fin de cargos que van variando según los países... 

Pero, aquí hay algo mucho mas que una simple mujer que somete a sus propios hijos a la lujuria sexual. Hay una mujer que ofrecía a sus hijos para ser abusados sexualmente por terceros a los que ni siquiera conocía. Ello así, conforme sus propias declaraciones ante la corte donde dejó en claro que "No lo hacía por dinero" lo hacía porque disfrutaba observando los abusos que se cometieron en sus propios hijos. Se considera que hay Trata de Personas: "Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual" Art 3° apartado a) in fine, Protocolo de Palermo para la prevención contra la Trata de Personas.

Tal vez te interese leer: LA CIERTA RAZÓN DEL SALVAJISTMO FUE LA METANFETAMINA?


                                                          QUE SE HAGA JUSTICIA
                                              EN MEMORIA DE LA PEQUEÑA NIÑA
                                                       VICTORIA MARTENS.  † R.I.P. 


Este crimen en sí, es un crimen abominable en todos sus aspectos y, deseo compadecerme del resto de la familia de esta niña y también del niño, que lejos posiblemente estaban, de comprender por alguna razón, todo lo que sucedía puertas adentro de ese hogar desquiciado por parte de una madre viciada en la droga y acompañada por un pedófilo (Fabian Elias González), quien con toda certeza, no solo se aprovechó de la vulnerabilidad de todos ellos, más que también, junto a su prima Jessica Kelley, dieron muerte a la pequeña Victoria después de inyectarla con metanfetamina, de abusarla reiteradas veces y por último, de asesinarla en la víspera de su 10° aniversario de vida. 


Dtve. Raúl Enrique Bibiano
Red Detectives Sin Fronteras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar su comentario.
El Webmaster se reserva el derecho de admitirlo o eliminarlo, en caso que lesione los derechos individuales, colectivos, morales o religiosos de cualquier persona o Institución pública o privada.

 
google-site-verification: google866423a501b6c443.html